Un regalo para Ella

Google celebra hoy los 96 años que cumpliría la Ella Fitzgerald. La primera dama del Jazz.

Google celebra hoy los 96 años que cumpliría la Ella Fitzgerald. La primera dama del Jazz.

Iroko Alejo acaba de compartir en su página de FB: Ella, the First Lady of Jazz. A la que no puedo separar del gran Louis Armstrong. Tan grande la Ella, que se llevó un Grammy a casa tras olvidar, en Berlín, la letra de Mack the Knife e improvisar un mítico scat.
Mi tema preferido de la Ella: su versión de “I can’t give you anything but love”. Ese en el cual se trastoca de Ella en cantante chic y en el mismísimo Satchmo. Una gozancia musical completa.

Gracias a él me entero del cumpleaños de Ella, de que su voz cumple 96 años. Y me empieza a revolotear en la cabeza Blue Moon, esa canción que todavía no he podido escuchar en la azotea de cualquier edificio, cualquier madrugada de estas, pero cuyo influjo me persigue por los días. A Ella le he escrito un poema y un cuento pequeño. Todavía no es tiempo de ofrecer a la luz la poesía, pero el cuento se los regalo.

Ella y Louis

Soy Ella. Ese es mi nombre, y se pronuncia “Ela”, aunque nadie nunca sepa cómo hacerlo y yo tenga que estar rectificando a todos el santo día. No entiendo por qué puede ser tan complejo alargar un poquito una ele o encontrar que una niña tiene un nombre distinto a Yunaisi o Yenifer.

Muchos que se creen chistosos me dicen tercera persona del singular. En la anterior escuela donde estuve me llamaban así: Tercera persona del singular. Sin dudas era más fácil decir mi nombre, pero cuando se quiere ser cruel cualquier ahorro puede sonar a avaricia.

Yo hubiera preferido otro nombre pero mi madre no tuvo en cuenta mi opinión y me nombró como una  cantante norteamericana que se llama Ella Fitzgerald y canta jazz como si acariciara la piel de alguien muy querido. Yo heredé su nombre pero no su voz.

Esa era la música que mi mamá escuchaba siempre. La escuchó todo el tiempo mientras estuvo embarazada de mí. A todas horas, era su antojo. No salí de su barriga haciendo el famoso scat de Ella porque ese no era el don que habría de acompañarme. Aunque hubiera sido bueno poder poner de pie un escenario como ella lo hacía cada vez que cantaba.

Cuando mi mamá la escucha entra en un estado como de trance. Y no es exageración. Se pone los audífonos y se va a ese lugar que nombran las canciones. Se va de mi lado y yo que nunca he sido buena para seguir el rastro de nadie, ni como pionera exploradora, peor es si tengo que buscarla entre negritas y corcheas. Me pierdo llamándola, y la voz se me vuelve bajita y delgada. Es un desastre. Y odio mi nombre y a la mujer que lo llevó antes de mí, porque nunca he sido más poderosa que Ella, que me prestó el nombre y se roba a mi madre. Sigue leyendo

Felicidades Habana en tu día

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy La´bana cumple 493 añitos. Desde el fondo de mi corazón y bajito para que ella sola escuche, le he cantado ♫ felicidades Habana en tu día, ♪ que lo pases con sana alegría, ♫ muchos años de paz y armonía, felicidad, felicidad, felicidad ♪ De pronto se me quedan rondando en la cabeza cuatro palabras:  muchos años de paz. Ciertamente ese es el deseo más recurrente, el más ardoroso.

Posiblemente todos los días levantamos los ojos al cielo en busca de calma, de fe, de respuestas, en un gesto venido desde lejos y arraigado bien adentro de cada uno de nosotros, aunque sabemos que allí no están las respuestas o al menos las más perentorias, miramos al cielo y su limpidez, su frecuente azul, nos devuelve al suelo con un agregado de tranquilidad. No sería lo mismo, si el cielo estuviera surcado de aviones, de drones, de bombas, todas esas criaturas sombrías que dejan sobre el suelo su fruto de horror y muerte.

Es noviembre y celebramos con La´bana. Hoy tenemos oportunidad de pedir bajo la ceiba y desde cualquier rincón del mundopor su salud, por la necesaria persistencia con que tenemos que sembrarnos en esta isla -de todas la maneras buenas y posibles- y hacerla florecer.

Cumpleaños

 

El 3 de noviembre fue el día que escogí para venir al mundo.  Ya va haciendo un rato que estoy por estos lares, pero aún no me canso de la maravilla. Aunque no me gusta festejar cumpleaños, sí me alegra continuar viva, poder poner mis manos en nuevas obras, regalar alegría, abrazar.  Así que por esta y otras causas me tomaré toda una semana de vacaciones. La llegada de los 30 años, merece todo tipo de rituales y celebraciones. Prometo no pasar balance, ni llorar por lo que no hice hasta hoy. Ya no tiene remedio. Lo que sí puedo arreglar es lo que voy a hacer a partir del segundo siguiente.

No voy a hacer el recuento de las bondades de llegar a los 30 años con el que muchas mujeres con temor de vivir se engañan. Estar viva, tener salud, amigos, sueños por cumplir, personas a las que amar y ayudar, “entuertos que  desfacer” son motivos más que suficientes para seguir de empecinadas en este mundo loco en el que nos tocó nacer.

 

Pero lo primero que haré, nada más abrir los ojos este nuevo 3 de noviembre que tendré la suerte de vivir, será agradecerle otra vez  a mi madre por dejarme acompañarla todo este tiempo.  Ha sido y es una aventura insuperable.   Gracias a ella ustedes tienen la suerte de conocer a esta persona. Como ven los créditos son todos suyos.

Fidel

La estrella de Fidel, foto de Roberto Chile

La estrella de Fidel, foto de Roberto Chile

Fidel está cumpliendo hoy 86 años. Está vivo. Sigue acompañando la marcha, a veces a pasos forzados, de Cuba. Sigue aquí. Pero hoy no puedo escribir lo que él merece, siempre me ha sido díficil hablar de él. Me es más fácil sentirlo, tenerlo como resguardo, como conjuro contra tiempos convulsos y de poca fe. Por eso recurro a Juan Gelman,  él siempre ha sabido como decir las cosas más necesarias, las más urgentes. German ha traducido el júbilo y el dolor más profundo. Sabe de batallas y alumbramientos. Por eso son mías sus palabras para felicitar a Fidel.

dirán exactamente de fidel
gran conductor el que incendió la historia etcétera
pero el pueblo lo llama el caballo y es cierto
fidel montó sobre fidel un día
se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte
pero más todavía contra el polvo del alma
la Historia parlará de sus hechos gloriosos
prefiero recordarlo en el rincón del día
en que miró su tierra y dijo soy la tierra
en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo
y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos
y solo contra el mundo levantó en una estaca
su propio corazón el único que tuvo
lo desplegó en el aire como una gran bandera
como un fuego encendido contra la noche oscura
como un golpe de amor en la cara del miedo
como un hombre que entra temblando en el amor
alzó su corazón lo agitaba en el aire
lo daba de comer de beber de encender
fidel es un país
yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro
la Historia arreglará sus cuentas allá ella
pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos
buenas noches Historia agranda tus portones
entramos con fidel con el caballo

Juan Gelman
Del poemario “Gotán” (1962).

Antonio Guerrero a Mirta: “Ella y yo tenemos un pacto de amor indestructible”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace 14 años que Antonio Guerrero no está en Cuba para celebrar el cumpleaños de su madre Mirta. Desde el cumpleaños 66 de su madre le ha tocado felicitarla de lejos, desearle lo mejor del mundo desde la distancia. No han podido volver a cantar juntos, en su casa de la Habana,  la versión de Bésame mucho de la brasilera Simone que tanto les gusta a los dos.

 Otro 22 de mayo que Antonio y Mirta están separados. Otro año en que ella apela a los más increíbles recursos para mantenerse contenta, saludable, viva, para esperar el regreso del hijo cuya separación ya dura demasiado tiempo. Otro aniversario en que él se saca de dentro todo el amor posible, la múltiples imágenes de su madre, y se lo devuelve convertido en poesía, porque allí donde las manos  no alcanzan a llegar  físicamente, la poesía pueder dar el mejor de los abrazos.

Y no es que a Antonio lo detengan lejos de su país impostergables compromisos de trabajo o no tenga dinero para regresar algunos días a Cuba. Antonio Guerrero está preso en Estados Unidos desde 1998, hace aproximadamente 5000 días.  No está encarcelado por haber cometido homicidio o asalto a mano armada, lo tienen detenido junto a otro cuatro cubanos de nombre Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González y René González, quien está bajo “libertad supervisada”; porque estaban en ese país recopilando información valiosa para Cuba y para el mismo Estados Unidos; sobre la colmada agenda de trabajo de los terroristas que viven a la vista de todos en Miami, entre ellos Luis Posada Carriles -autor confeso del atentado terrorista al avión de Cubana que en 1976 explotara con 73 personas a bordo en Barbados.  

Por increíble o absurdo que parezca las autoridades estadounidenses no apresaron a los criminales sobre los que tenían más que suficientes pruebas, proporcionadas por Antonio, Gerardo, Ramón, Fernando y René. Los encarcelaron a ellos, hace ya más de 12 años, después de un juicio fraudulento y obcecado en Miami, donde primó la animadversión hacia Cuba y no el derecho de estos hombres a ser juzgados con justicia e imparcialmente.    

Por eso Antonio no está en Cuba y no puede darle a su madre las gracias por ser la fuerza que lo empuja todos los días a levantarse de su cama  en la Prisión Federal de Marianna. Pero no por ello desiste de enviarle su regalo hecho poesía, de acompañarla otro 22 de mayo en la distancia y desde el amor. 

ELLA

Ella es el ave con alas de paloma blanca

que cruza día a día mi cielo.

 Ella y yo tenemos un pacto de Amor indestructible.

 Más bien, debo decir:

Ella me reveló la clave del Amor,

me enseño a andar amando

que es la forma verdadera de andar.

 Por ella conocí las primeras palabras y las canciones más dulces

que volaban de sus labios a mi pecho.

De ella aprendí el lenguaje de las caricias, de los besos

y de los ojos que hablan sin pronunciar palabras.

 Su ternura siempre me rodea,

conmueve mis sentidos exquisitos,

es el pan de cada día de mi alma.

 Su paz se abre ante mí como un lago

donde la tarde pinta sus pasajeras nubes

y la noche deja sus estrellas.

 Repaso, continuamente, imágenes de Ella

con su pasión y su paciencia,

con su entereza y su dulzura,

sus manos volando entre el sol y la luna,

sus manos preservando las ropas, los platos, el orden y los sueños,

sus manos tocando las mías

borrando como un manantial de luz mis sombras.

 Cuando ella habla en medio de su larga lucha

su voz cargada de verdad y de dolor

se expande como un corazón repartido.

 Cuando ella ríe en la hora más oscura

su risa sube a la más alta cumbre

y conquista la alegría.

 Cuando ella canta en la gran soledad de las distancias

su canto hace nido en la esperanza.

 Todo se lo debo a Ella:

mi sangre, mis meditaciones,

mi generosidad, mi transparencia,

mi corazón sin tregua, mi armonía

y, por supuesto, mis versos.

 Ella es para mí la más bella,

flor a flor, aurora por aurora.

Ella es tan hermosa como la brisa.

Ella es tan simple como la hierba.

 Ella es mi novia única y eterna.

 Ella es mi amada Madre.