Canto al amor desde la Habana


Los abrazos curan. Los abrazos nos perminten ser uno por un instante y olvidarnos de que andamos por el mundo de dos en dos, de tres en tres. Ayer en el Pabellón Cuba volvió la magia de los abrazos que alejan las miserias del mundo. Y juntos coreamos con Raúl Torres, Adrían Berazain y Fernando Becquer:  “quién sabe si mañana esta pasión no ha sido vana, y tu luz con mi blues, sustituya un día el sol del cielo”; sintiéndonos reconocidos los unos por los otros.

En un momento se leyó la carta de amor de Adriana a Gerardo, sus palabras de optimismo más que de tristeza. Sin que nadie lo pidiera cada cual ofreció su abrazo, su pedazo de alegría para hacerlo venir a los brazos de su amada.

Anuncios

“Te ofrezco mi futuro”: regalo de Adriana a Gerardo Hernández.

Imagen

… solo el amor revela —como a un golpe de luz— la hermosura de un alma, aseguraba en un poema Dulce María Loynaz. Como en un golpe de luz he podido comprobar otra vez y con más certeza la materia de la que están hechos Adriana y Gerardo, el amor que se prodigan continuamente en palabras y pequeños gestos a falta del abrazo, del beso que les han escamoteado.     

Agradezco al amigo Yoerky el envío de estas palabras de Adriana, una mujer enamorada como el primer día,  a pesar de las artimañas del tiempo y la distancia. Espero que ellos, protagonistas de una historia hermosa y difícil,  puedan perdonar la indiscreción y  acepten que hagamos extensivo este regalo hermoso cuando se acercan las festividades del día de los enamorados.

REGALO

Amor, se acerca la fecha de los enamorados y una vez más continuamos separados; todos los años decimos lo mismo, ¡este será el último!

Deseo despertar a tu lado y abrazarte como lo harán la mayoría de las parejas, de las que hoy siento envidia. Derecho que nos han arrebatado por mucho tiempo;más de catorce años si besarte, sin tocarte, conformándome solo con oír tu voz en una llamada, cuando se puede, una postal o algún detalle gracias a la creatividad que te caracteriza y al apoyo solidario de quienes brindan sus esfuerzos por arrancarnos una sonrisa de felicidad.

Revisando unos papeles y fotos me detuve en las últimas que nos tomamos el día de mi cumpleaños en enero de 1998 y no pude dejar de pensar en lo felices que estábamos y éramos en ese entonces, nuestros ojos lo decían todo.

¿Dónde esta mi primavera? ¿Dónde se ha escondido el sol que mi jardín olvidó, que el alma me marchitó? Como dice la canción.

Me descubrí soñando que ya estabas libre, de vuelta en casa junto  a mí,y en un fuerte abrazo te pedía que no volvieras a dejarme sola. ¡Llega tiempo!, como sueles expresar. 

Por eso en este día de felicidad, romance y regalos no encuentro mejor obsequio para ti que, ofrecerte mi futuro porque ya eres dueño de mi pasado y mi presente.

¡¡¡FELICIDADES!!!

Por favor, regresa pronto, te necesito, te amo.

Tu Bonsái,

7 de febrero de 2012