Georgia O´Keeffe plantó un jardín en la soledad del desierto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Eduardo Galeano, en su libro Los hijos de los días, recuerda a muchas mujeres, por los silencios a los que la vida y los hombres las sometieron, por sus guerras, sus dolores y sus victorias. La pintora norteamericana Georgia O´Keeffe es una de estas mujeres. Ella pintó nuestros cuerpos-flores, cuando quisieron borrar su significado y su poder.

LA FLORISTA

Georgia O’Keeffe vivió pintando, durante casi un siglo, y pintando murió.

Sus cuadros alzaron un jardín en la soledad del desierto. Las flores de Georgia, clítoris, vulvas, vaginas, pezones, ombligos, eran los cálices de una misa de acción de gracias por la alegría de haber nacido mujer.

Anuncios