El camino a casa

El camino a casa

El camino a casa

En estos días estoy nostalgiando un poco y un mucho. Creo que ese es el síntoma de crecer, de caminar. Parece que también está influyendo la cercanía de mi cumpleaños aunque faltan dos meses y unos cuantos días. O simplemente soy un poco exagerada, tengo ganas de montar bicicleta y extraño a mi papá.

El camino de la foto es el de mi casa. Aunque ya van siendo como seis meses sin ir, sigue siendo mi casa, y mi camita mi bote, y mi escritorio mis alas. Esa es mi avenida particular, desde donde he visto los más bellos atardeceres, he perdido el aliento pedaleando contra el aire, he cantado a voz en cuello con mi padre pedazos de canciones, aprovechando la soledad y la ligereza que da cantar a pleno pulmón sin espectadores molestos.

Nunca me gustaron tanto esas palmas como cuando regalan sombra  y corre un airecito fresco que mitiga  el calor del mediodía. Aprendí a querer el viento entre las pencas de las palmas y su sonido particular.

Antes o después de ese camino, depende de la dirección en la que vayas o vengas, está mi casa, donde me aguarda mi padre, donde están mis muñecas más queridas, mi librero. Ese es el inicio de todo lo conocido, lo más cercano.

Anuncios

20 comentarios en “El camino a casa

    • Así es, el camino a mi casa es hermoso, por eso siempre el regreso es doblemente feliz. Y esas palmas con solo verlas en la distancia ya siento que estoy en paz, que estoy llegando al lugar donde comenzó todo. Un abrazo Chely querida y gracias por detenerte por esta isla y por querer saber de la criatura que la habita.

    • Por suerte ese camino nos pertenece a todos los que vivimos o crecimos por estos lares, aunque yo me adueñé de él porque vivo un tin más cerca. Las palmas, dispuestas así, es un paisaje que se agradece y que alegra la vista. Gracias cubanita tierna por pasar por acá y dejar tu huella.

  1. Que bellas palmas, me gustan desde siempre y también mi casa, sencilla pero mía, por eso te entiendo. No importa el tiempo que demores lejos ella siempre está allí esperándonos. Un beso camagueyano

  2. Pingback: El camino a casa « Blogalidad Camagüey

  3. Tus pensamientos tienen alas de mariposa, son diáfanos, llenos de paz, además me gusta la descripción personal que haces cuando dices que cazas palabras, mi próxima revista, se llamará JUNTA HISTORIAS, como mi blog de apoyo, casi un seudónimo que me acompañó 15 años en mi trabajo dependiente en un semanario de mi ciudad. Comparto de todo corazón tu forma de escribir, para mí, no hay muchas más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s