La vuelta al día en ochenta mundos

Hay días así en que todo te sirve para deternerte y decir no más.
Hay días en que nada vale para que señalar lo que sobra y tirarlo o lo que falta y salir a buscarlo.
Hay días en que una canción vale lo que el vaticinio del futuro por la cartomántica y aún así te abre las puertas, o al menos una ventana, por la que miras lo que hay del otro lado.
Hay días en que tienes que ponerte el mundo en la cabeza y sacudirlo, para que caigan todas las pobres cosas. Y al fin te quedes con el día que necesitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s